Los datos demuestran que el email sigue vivo (y no va a morir próximamente)

vivo_3

Redes sociales, chats corporativos, apps de mensajería instantánea… En los últimos años, el abanico de herramientas que utilizamos para comunicarnos se ha ampliado considerablemente. Pese a ello, una de ellas nació con anterioridad y sigue siendo imprescindible: el correo electrónico.

Recibir y enviar sobres virtuales continúa siendo una práctica habitual en nuestra vida diaria, tanto en el ámbito personal como en el corporativo.De hecho, el email es el servicio por excelencia en la comunicación con proveedores, clientes e incluso entre empleados. Según un reciente estudio de Adobe en Estados Unidos, los trabajadores usan el correo electrónico 5,4 horas al día.

Muchos otros datos confirman que seguimos utilizando el email aunque hayan aparecido nuevas alternativas e incluso que continuaremos haciéndolo en los próximos años. Repasamos las estadísticas que demuestran que el email está más vivo que nunca:

Más de 4.000 millones de cuentas en 2020

A finales de este año habrá más de 3.700 millones de usuarios de correo electrónico en el mundo. Es decir, prácticamente la mitad de la población (ya somos más de 7.500 millones de personas) nos comunicaremos por este medio. Así lo revela el último estudio de la firma de investigación californiana The Radicati Group, que analiza la situación del correo electrónico anualmente.

El informe, publicado a principios de año, también demuestra que el número de usuarios no ha parado de crecer en los últimos tiempos: en 2009, la misma firma indicaba que había 1.400 millones de usuarios, casi tres veces menos.

La compañía destaca además que ese crecimiento continuará en el futuro: en 2021 habrá 4.100 millones de usuarios, lo que supone un incremento anual del 3 %. Lógicamente, en el mundo hay un mayor número de cuentas que de usuarios, ya que lo habitual es tener entre una y dos cuentas (1,7 de media), aunque se espera que ese número aumente en los próximos años.

Los datos revelan además que Gmail es el proveedor de correo electrónico por excelencia. A principios del año pasado, Google anunció que contaba con 1.000 millones de usuarios activos al mes. Este verano, Gmail indicó que la cifra había aumentado hasta los 1.200 millones de usuarios, casi el triple que hace un lustro (en 2012 eran 425). Esos datos muestran su dominio frente a su gran competidor, Outlook, que tiene menos usuarios y ha experimentado un crecimiento más lento: a principios de año, alcanzaba los 400 millones de usuarios activos, mientras que en 2011 Hotmail contaba con 360 millones.

Usar cada vez más el smartphone para comunicarnos en lugar del ordenador tampoco hace que los usuarios usen menos su correo electrónico. Según los datos de Gmail, el 75 % de los usuarios lo consultan ya desde el móvil. Al fin y al cabo, es igual de cómodo mirar el correo desde una app, con la ventaja añadida de que podemos hacerlo en cualquier sitio. Es más, ya mandamos correos en todo tipo de situaciones: según el citado estudio de Adobe, el 69 % lo consultamos mientras vemos la televisión, el 59 % mientras estamos en la cama y el 43 % cuando nos encontramos en el aseo.

¿Cómo usamos el correo electrónico?

Además de ser una herramienta de la que casi todos disponemos, usamos el correo electrónico de forma intensiva: la firma The Radicati Group estima que se envían 269 mil millones de correos al día. Las cifras de Internet Live Stats, una web que hace una radiografía de internet en tiempo real, son similares: según esta página, en lo que llevamos de año se han enviado ya más de 75 billones de correos electrónicos.

Como hemos comentado, el correo electrónico es especialmente importante en el ámbito corporativo. Pero ¿con qué frecuencia enviamos mensajes por esta vía? Según otro estudio realizado por The Radicati Group, un trabajador envía y recibe una media de 122 correos al día, lo que supone invertir una buena cantidad de tiempo leyendo y elaborando mensajes.

vivo_2

Los encuestados del estudio realizado por Adobe (1.000 empleados white collar) presagian además que el correo corporativo seguirá teniendo un hueco en el futuro: el 57 % de los participantes cree que seguiremos usando el correo de igual forma en los próximos dos años.

Es más, la investigación demuestra que los encuestados más jóvenes (los que tienen entre 25 y 34 años) consultan el correo más que el resto en lugares alejados de la oficina, ya sea en el transporte para llegar a ella, mientras caminan o incluso cuando están de vacaciones.

La encuesta también sugiere que a los consumidores les gusta el correo electrónico, ya que el 61 % siguen prefiriendo recibir ofertas por correo antes que por otros medios, como redes sociales. Ahora bien, que prefieran este canal no quiere decir que quieran saturarse a mensajes: la mitad de los consumidores señala que lo más molesto de los correos de las empresas es que los envían con demasiada frecuencia.

Otros estudios también llegan a conclusiones parecidas, por lo que las compañías han de tener en cuenta que cantidad no es igual a calidad. Además, adaptar las campañas de email marketing a los móviles ha de ser una prioridad: al 21 % de los consumidores que consulta mensajes en sus dispositivos móviles les resulta frustrante que las marcas no optimicen sus mensajes para el smartphone.

Así que, como hemos podido comprobar, el email sigue y seguirá vivo: continúa siendo fundamental en las empresas, los jóvenes lo usan en cualquier lugar y los consumidores lo prefieren frente a otras alternativas.

¿Quieres conocer cómo usas el correo electrónico? Prueba Gmail Meter y recibe un completo informe sobre el uso de tu cuenta de Gmail para mejorar tus hábitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *