Breve historia de la arroba (@)

La arroba era una medida de peso y volumen en la Edad Media. En Castilla equivalía a 30 libras y en Aragón a 36, es decir, a la cuarta parte de un quintal en ambos reinos. Un quintal, por su parte, valía unos 46 kgs. Luego de la Revolución Francesa se arrobaestablecería el quintal métrico, dándole un valor de cien kgs. La arroba se identificó posteriormente con el símbolo @, parece que como una derivación de la antigua medida griega llamada ánfora. La fecha tal vez más antigua de que tenemos constancia es la que aparece en un documento de un mercader que envió su mercancía de Sevilla a Roma el año 1536. En su documento de entrega hizo constar que “una @ de vino, que es la treceava parte de un barril¸ vale setenta u ochenta ducados”. Alguien ha encontrado que la fecha pudo ser anterior: en 1448.

Sea de ello lo que fuere, tal símbolo casi olvidado en los anales de los reinos antiguos ha vuelto a la arena desde que Ray Tomlinson, el programador norteamericano que puso en funcionamiento el primer sistema de correo electrónico, comprendiendo que no debía utilizar ningún carácter que estuviera presente en los nombres de las personas o las empresas, dio en hacer uso de la @ de arroba. Así apareció la primera dirección de correo electrónico: tomlinson@bbn-tenexa.

Tomlinson dio el primer paso el año 1971. Él no pudo imaginar entonces lo que vendría después. Ahora sabemos que hace cuatro años, el 2015, había más de noticia-1547932736-arroba (1)dos mil seiscientos millones (2.600.000.000) de direcciones de correo electrónico, entre particulares y empresas, cada una de las cuales constaba de una @ entre el término que identifica al usuario y el host servidor. Se pensaba entonces que el número se incrementaría en unos trescientos mil (300.000) al año, de manera que en este año 2019 habría llegado a tres mil setecientos millones (3.700.000.000), pero esta cifra se superó con creces hace dos años, en el 2017, cuando sobrepasó los cuatro mil millones (4.000.000.000), un número superior a la mitad de la población del planeta, que ronda los siete mil seiscientos millones (7.600.000.000). El flujo diario de mensajes entre esos usuarios del correo electrónico superaba entonces los doscientos sesenta mil millones (260.000.000.000), que pasaron a más de doscientos ochenta mil millones (280.000.000.000) el año pasado (2018) y seguramente superarán los trescientos mil millones este año 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *